software para emprendedores web

libro virtual gratuito de NETIC INFOSERVICIOS.

Micronaciones

Este tema surgió de la decepción del autor ante el estancamiento económico y la crisis moral y política que viene padeciendo la Argentina. Esta crisis periódicamente llena los consulados extranjeros de candidatos a emigrar físicamente, y hace plantearse a muchos la factibilidad de la emigración virtual.

¿Cansado de pagar impuestos apropiados para Suecia y recibir beneficios sociales acordes a Etiopía ? ¿Harto de escuchar a los parientes contar las mismas historias año tras año en todos los eventos familiares? ¿Hastiado de nuestra pintoresca farándula política? ¿Aburrido de la charla insulsa de los vecinos y compañeros de trabajo?

Tengo la solución para Ud.: múdese a la República de Lomar, al Principado de Orange, al Principado de Fredonia, a la República de las Conchas, al Gran Ducado de Haren o al Imperio de Identidem. No le gusta moverse de su silla ? No lo haga: son países virtuales. (micronations, microstates, nationettes).

En este momento los países virtuales son tan numerosos como para tener su propia categoría en Yahoo!, su propio grupo de noticias (alt.talk.hypothetical), su propia compilación de himnos (Micronations National Anthems) , y su propia compilación de URLs (United Micronations ). Por lo tanto, hay para elegir. Y si a Ud. no le gusta ninguno, puede fundar el propio.

Más allá del espíritu lúdico que anima a muchos de sus creadores, hay algunas micronaciones que son un serio ejercicio de práctica jurídica, política y legislativa. Muchas son utopías seriamente encaradas, al estilo de las especulaciones literarias de Moro, Julio Verne o Jonathan Swift. Los nombres reflejan en algunos casos un capricho del creador, y otros traslucen valores fundamentales (Freedonia, por libertad) o geografía (Reino de Araucania y Patagonia ; Estado Secesionista de Texas).

Pero el aspecto más interesante, y lo que justifica la inclusión en mi serie de notas, es el cibernegocio que podrían constituir a corto plazo.

En alguna nota anterior arriesgué que usar la Internet para vender pornografía, software pirata, libros o CDs piratas, o juegos de azar puede no ser ilegal, si uno constituye la empresa en un país que no prohiba estas actividades. Y más aún, radicando la empresa en un país donde NO SE PAGUEN IMPUESTOS, estas actividades, o cualquier otra, pueden aumentar drásticamente su rentabilidad. Por ejemplo, Anguilla (http://www.aibs.com.ai) ofrece ausencia de impuesto a las ganancias, de impuestos corporativos, de impuesto a las ventas, e invita a los empresarios a radicarse en dicho país no-virtual. Existen varios paraísos fiscales, al estilo Bahamas, donde residen la mayoría de las empresas que se dedican a juegos de azar en línea.

Aún no está muy legislado el tema del pago de impuestos para las ventas por INTERNET. Muchos países o estados están tentados de cobrarlos, pero se crea un obstáculo al comercio electrónico y surgen dificultades para controlar dichas operaciones.

Cuando el comercio electrónico haya entrado en su fase de madurez, los países virtuales serán un gran negocio, porque podrán crear una red de personas con ideas afines, ubicadas en todo el mundo, que decidan comprarse preferencialmente entre ellos, y cobrar "impuestos" para el fisco de Fredonia, Orange, Lomar o Sergiolandia. Si los países logran el estatus de países reales, los impuestos podrán reemplazar a los pagados a los fiscos locales. No me pregunten que opina el ministro de Economía de esta idea...

Qué pasará cuando además del comercio electrónico, estén maduros tecnológicamente el videochateo, la teleconferencia 3D, la realidad virtual y el sexo virtual ? La gente pasará la mayor parte de su tiempo con sus conciudadanos virtuales, y no los reales. Leerá el periódico virtual del país en que vive, y ya no tendrá tema de conversación para con sus vecinos reales.

Estos países virtuales podrían poner en práctica políticas morales, ideológicas, sociales y religiosas (o mejor aún, a-rreligiosas) que hoy son casi utópicas. Podrían eventualmente negociar la toma del poder en un estado real, obtener el reconocimiento de las Naciones Unidas para algún territorio disponible, o funcionar virtualmente con tanta eficiencia que no haga falta la territorialidad. También podrían organizar reuniones físicas periódicas para sus ciudadanos, o facilitar que estos contacten entre sí a través de una buena base de datos donde figuren domicilios y viajes planeados de cada uno.

A los conciudadanos de alguno de estos países utópicos, donde estén vivos el idealismo, la solidaridad, el deseo de justicia, los derechos humanos, el internacionalismo y algunos otros valores que son virtuales en nuestros países latinoamericanos reales, les mando un afectuoso saludo y mis deseos de un feliz 99.

LINKS

·         Lomar, Republic of - país basado en derechos humanos, privacidad y ecología

·         MicroWorld - sitio dedicado a micronaciones

·         United Micronations - otro sitio de micronaciones

·         Guía de Microestados: http://www.microstate.net/cgi-win/mstatead.exe?modelstates

·         http://laputa.de/   República de Laputa, con perdón de la palabra.

 Las Micronaciones como Cibernegocio

  Más que ningún otro artículo, el de Micronaciones despertó una encendida polémica en la lista donde se publicó: los contadores defendían el pago de impuestos, los nacionalistas hablaban sobre patria, los políticos criticaban al gobierno y los libertarios querían poner manos a la obra. La siguiente nota trató de volver a poner el foco en los cibernegocios.

Me alegra haber despertado un poco de polémica con el artículo Micronaciones. Parece que toqué un punto sensible de los lectores. No voy a avanzar más en este sentido, ya que era un artículo muy especulativo, apropiado para el fin de año, y estoy abocado a otros temas más terrenales. Pero quiero redondearlo con algunas apreciaciones.

Creo que algunos lo tomaron por el lado ético, otros por el lado nacionalista, otros por el económico, y realmente se trata de todas esas cosas. No todos han tomado conciencia de las implicancias que tendrá la red para la forma de vida de los ciudadanos del 2000. Y estoy hablando de muy pocos meses, o cuando sea que la población conectada a velocidad decente alcance "masa crítica".

Lo de micronación es una de las formas que puede tomar una red de personas economicamente activas. Y me parece más sano ser participante de una micronación con un elevado contenido ideológico y político, que ser parte de una red centrada en una persona, en un culto, en un fanatismo o fundamentalismo, en una empresa comercial, etc. Todas estas redes son formas necesarias de organización humanas, basadas en el modo en que facilitan el intercambio de información entre sus miembros. Y por lo tanto pronostico que van a proliferar en el futuro. Viva la Internet entonces, porque los ciudadanos libres la tendrán y podrán elegir con quien hacer "networking" o redificación; mientras que los pobres (pobres económica e informáticamente) se limitarán a la Intranet de su empleador, o de aquel que domine su capacidad de redificación. O a la nada.

Imaginemos un culto o partido politico que otorga a los asociados acceso excluyente a la Intranet de la entidad, de contenidos rigurosamente controlados.... Que a través de cookies y tracking de avisos clikeados controla la navegación. Que lee los emails.  Si alguien leyó a Orwell en su libro 1984, deberá reemplazar un par de términos: 1984 podría ser 2004; el " hablaescribe" se llama Dragon Dictate o IBM Voice Type; y la pantalla mediante la cual el individuo era controlado se llama videoconferencia.

Respecto a no pagar impuestos, reconozcamos que si uno puede elegir, los paga en el pais que le conviene, por los motivos que fuere. El turista elige su destino en gran parte por motivos sentimentales, y al llegar paga todos los impuestos que le tocan.

Uno de mis planteos es: que va a pasar cuando el 60% de las compras de una familia tipo sean de información pura (educación, entretenimiento, teletrabajo), y sea posible comprarla por la red en el país que uno desee... Vamos a ser más ciudadanos del ciberespacio que de nuestros propios países. Y supongamos que yo establezco una comunidad virtual que trata de venderle a sus integrantes la mayoría de ese consumo. Es casi una micronación...
 
Pensemos que el comercio en Internet permite a algunos de nuestros empresarios Pyme superar la desventaja de vivir en la periferia del mundo.

Les aconsejo a los ciberEmprendedores que redifiquen, construyan una micronación para sus clientes, y les cobren buenos impuestos... Un saludo.

LINKS

·         La Asociacion Unida de Micronaciones, esfuerzo intermicronacionalista de la república de Freedonia. (estancado desde hace mucho)

·         Proyecto Alfistia.

·         Principado de Orange, entre Brasil y Guyana.

 

Qué poderosas son las comunidades virtuales, que hasta pueden convertirse en naciones, aunque sea de juguete...

En base a pequeños países cuya existencia es reconocida, algunos visionarios emprendedores crearon el negocio de los dominios alternativos. La isla de Cocos cedió el uso de su dominio .co , la isla de Tonga el .to, Tuvalu el .tv, etc. Algunos de estos dominios alcanzan cotizaciones altísimas.

Hace poco un grupo de astutos comerciantes y estafadores se apropiaron de una vieja plataforma de fuego antiaéreo remanente de la Segunda Guerra Mundial, en el canal de la Mancha. Discretamente declararon el establecimiento del principado de "Sealand", y hicieron su negocio emitiendo títulos diplomáticos y nobiliarios, pasaportes, estampillas y otros papeles de valor igualmente dudoso. Tráfico de armas, pedidos de créditos y falsas influencias completaban el panorama.  (http://www.clarin.com.ar/diario/2000-05-27/s-04815.htm). Terminaron presos, pero los planteos siguen vigentes: ¿cuánto más fuertes serán las comunidades virtuales que las naciones?

¿Como serían las guerras entre ellas. ¿Habrá alguna micronación que quiera invadir a otra? ¿O que propague el odio o la discriminación micro-nacional? ¿Cuáles serán las armas de las ciber-guerras? Quizá el mail-bombing (mandar mails en cantidad) o el hacking? Con 200 naciones el mundo real está lleno de conflictos. Que pasaría con 200,000 micronaciones en el mundo virtual?

¿Será fácil inmigrar y emigrar, o se construirán muros virtuales? ¿Cuánto tardarán los ciber-marketers en ofrecer naciones virtuales llave en mano? El cliente podría ser Emperador, Presidente o Gurú Supremo, y tener estampillas, heráldica, leyes y demás virtualidades.

¿Podremos irnos de una micronación dejando montones de deudas, y contruir una nueva identidad en otra? ¿Será Fredonia un paraíso fiscal? ¿Tendrán deuda externa en Alfistia? ¿Hablarán algún idioma comprensible en Orange? ¿Serán tan liberales como parecen Amador,  Laputa o Las Conchas? ¿Cómo se viaja a Mayote, Montserrat, Nauru, Niue, Tokelau? ¿estarán aún vigentes los sitios de Hassmoria ,  Asphyxia, Barnstorvia , Choconya, Bergonia , Cyberia y Zzanduria ?

Quizá nos veamos por allí.

_____________________________________________________

Quiere Ud...

  • Desarrollar un negocio propio en Internet ?

  • Saber que calificación merece su proyecto ?

  • Transformar un proyecto en realidad ?

  • Expandir su negocio de ladrillos al ciberespacio ?

  • Hacer crecer su negocio punto com ?

  • Capacitar alumnos, empleados, consultores, vendedores ?

  • Invertir en algún buen negocio ya en marcha ?

    NETIC, sus aliados estratégicos y su red de proveedores pueden ayudarlo

Por favor, ayúdenos a generar más material gratuito: 

Adquiera alguno de nuestros paquetes

Envíe este libro a un amigo

 

Optimizado para MS Explorer - 800x600
Todos los derechos reservados - NETIC - 2002