software para emprendedores web

libro virtual gratuito de NETIC INFOSERVICIOS.

 Métodos para ganar dinero en la Web

 
  • La dificultad en publicitar, distribuir y cobrar por el software, generó la aparición en los 80 del Shareware bajo la modalidad "pague si le gustó el producto".  Siguieron otras formas, más o menos creativas. Para hacer una enumeración completa, propongo el siguiente listado de categorías de software, que también se aplican a las páginas Web:  

    • Freeware (el autor regala su producto, para hacerse publicidad o por satisfacer su ego)
    • crippleware ("cripple": lisiado): software que funciona "impedido" hasta que el usuario paga.
    • begware ("beg": pedir): el autor implora por favor un pago. Suele ocurrir en sitios basados en una personalidad relevante, y en un vínculo emocional fuerte con su público.
    • threatware ("threat": amenaza): amenaza con represalias si no le pagan. Como Stephen King cuando amenazó no publicar en la Web el final de su novela si no vendía lo suficiente.
    • promiseware ("promise": promesa): el autor hace promesas de soporte, nuevos productos, manuales impresos, etc. A veces son ofertas firmes y otras simples expresiones de deseos.
    • profitware ("profit": ganancia): el autor promete participar en las ganancias futuras a quienes lo apoyen en su pobreza actual. Todavía no está muy difundido, pero ya surgió un sitio web que ofrece opciones de acciones a los suscriptos y usuarios.
    • gambleware ("gamble": juego de azar): el autor sortea un premio entre los que pagaron. Muy usado por los grandes sitios, siempre da buen resultado.
    • honourware: el autor confiere una distinción honorífica, en palabras o en un certificado o diploma.
    • auctionware ("auction": remate): el mayor aportante se lleva un premio.
    • communityware: los usuarios que pagan pueden formar parte de una comunidad virtual.
    • affiliatedware: los compradores adquieren el derecho de revender el producto a otros consumidores.
    • piramidalware: los compradores adquieren el derecho de revender el producto a otros revendedores, formando así un sistema piramidal en el cual se cobran comisiones hasta el tercer nivel o más.
    • personalware: el software o sitio abre una vía de comunicación con el autor, que éste utiliza para conseguir algún fin: publicitario, comercial, laboral, político, humano, etc. Algunos sitios de celebridades ofrecen una carta personalizada del autor, eventualmente con foto, llamado de agradecimiento, etc. Otros sitios promocionan productos o servicios del autor.
    • permissionware: los compradores envían su email y dan permiso para recibir información sobre otros productos o servicios. El "permission marketing" está reemplazando al spamming como modalidad principal de venta directa en la Web.
    • donationware: el autor acepta como pago cualquier cosa que el usuario le quiera enviar.
    • complainware: el autor se queja hasta que le pagan. Como las mascotas virtuales, que lloran cuando nadie juega con ellas.

     En este momento en que las empresas de Internet están en grave crisis, surge la pregunta clave: ¿Han hecho todos los esfuerzos posibles para recaudar dinero? Además de confiar en recibir anunciantes, ¿han implementado a tiempo la venta de productos o servicios desde el sitio, o de datos o conocimientos derivados de su actividad?. Más aún, ¿cuántos portales se preocupan por sondear la opinión de los usuarios acerca de lo que es y lo que debería ser el sitio, o acerca de que productos estarían dispuestos a comprar?. El listado anterior debería ser un recordatorio de que hay más de una manera de explotar un sitio.

    No se trata de incorporar muchos productos nuevos, tan sólo de aprovechar mejor los productos existentes para satisfacer todas las necesidades posibles de la clientela. Hay una máxima del marketing que dice "no se pueden vender dos cosas al mismo tiempo". Por ejemplo, no se puede vender páginas web y ropa. Pero si el estudio de diseño Web incorpora remeras estampadas con la dirección de la página del cliente, ya es otra cosa.

    Un cliente al cual asesoré quería lanzar un shopping virtual de antigüedades, al cual incorporaba objetos de su propio establecimiento dedicado al tema. Tuve que hacerle optar por uno de los dos objetivos: venta directa a consumidores, o servicio a otros comercios del ramo.  B2B o B2C, internet o mesitas ratonas.

    Y ahora, hablando de vender, llega la parte más terrorífica y espectacular de esta presentación. El momento en que el escritor/consultor/artista  extrema sus recursos, se concentra a pleno y afina al máximo su puntería. No se vayan, vuelvan a ocupar sus asientos, desconecten el celular, cierren las otras ventanas, abandonen el chat y salgan del ICQ: llegó el momento de pasar la gorra...

    Si este libro no dispusiera de un medio de recolección de fondos, no estaría completo. Sería poco creíble, como esos consultores de empresa que andan con los zapatos agujereados y la corbata desteñida. Y sospechoso, como los sitios que dan todo gratis.

    Además, no alcanza con una sola modalidad de pago o recompensa: cada cliente tiene su preferencia, y sobre todo a la hora de pagar, el cliente siempre tiene la razón. Este producto está destinado a un público muy amplio y disperso, y no hay que perder ninguna venta. Como prueba de que la creatividad es una de las armas más poderosas del empresario, voy a ofrecer al menos una docena de métodos originales de retribuir al autor de este libro virtual. Todos estas formas de pago pueden ser copiadas o imitadas en casi cualquier cibernegocio que el lector decida implementar. Así que nadie se queje: pagar es parte del aprendizaje. 

Promoción de sitios

Por favor, ayúdenos a generar más material gratuito: 

Adquiera alguno de nuestros paquetes

Envíe este libro a un amigo

 

Optimizado para MS Explorer - 800x600
Todos los derechos reservados - NETIC - 2002